Como crear una ambientación ZEN en nuestro hogar

El estilo decorativo Zen inspira en la filosofía oriental corte budista, en el que los colores, materiales y formas transmiten serenidad para un ambiente tranquilo y relajado. De aire masculino, se basa en espacios claros, limpios y ordenados muy bien pensados que confieren un aire minimalista y de armonía general.

Hoy te mostramos algunas claves de este estilo para dar un toque Zen a tu hogar y así podrás conseguir un ambiente renovado y cargado de energía positiva.

  • El estilo Zen va a está basado en la simplicidad, en la búsqueda de armonía y la iluminación a través de la paz interior y de las acciones simples.
  • Nos olvidaremos de adornos recargados y artificiales para obtener un entorno más puro y agradable, donde olvidar las preocupaciones y el estrés, convirtiendo nuestro hogar en un refugio para la desconexión donde crearemos espacios que den equilibrio, confort y orden. En cuanto a las zonas comunes de nuestro hogar, estas serán amplias, por otro lado las zonas más íntimas serán más resguardadas para lograr un conjunto de armonía y contraste. Lo que buscamos es crear espacios confortables que permitan una libre movilidad.

ELECCIÓN DE COLOR Y TIPO DE PINTURA PARA LOGRAR UNA AMBIENTACIÓN ZEN.

A la hora de pintar una estancia, se busca obtener un clima relajante, pasivo y armonioso que reflejen la pureza y el orden, es muy similar al estilo minimalista pero evitando cualquier tonalidad oscura, así el blanco es el color predilecto, los esmaltes sintéticos son ideales,ya que consiguen un blanco puro, con dureza y cubrición de manera sencilla. También se recomiendan los colores neutros, como son beiges, grises, cremas y ocres, que dan amplitud y confort.

Solo en detalles menores se admiten colores como el rojo y el verde, para estos resulta interesante la aplicación la pintura acrílica, que proporciona más brillo y resiste a los agentes domésticos. Para complementar, podemos incluir complementos como jarrones y pequeños objetos decorativos que nos ayudarán a dar un toque alegre a la instancia.

Las razones para elegir una paleta de colores u otra pueden ser muy variadas, desde utilizar el color para acentuar el estilo decorativo, hasta hacerlo para alterar visualmente un espacio, pero siempre deberemos elegir entre las dos opciones primordiales: armonía o contraste.

En cualquier proyecto decorativo, la elección de los colores y el tipo de pintura a aplicar, se fundamenta en la búsqueda de armonía o de contraste por lo que la elección del puede responder a diferentes necesidades: reforzar el estilo decorativo, mejorar la iluminación de un espacio con poca luz natural, ampliar visualmente una habitación, serenar los sentidos, etc., pero siempre en cualquiera de los casos habrá que saber elegir la correcta combinación de los colores y material para pintar.

FORMAS DEL ESTILO ZEN.

Triunfan las formas naturales y ordenadas, las líneas rectas más que las curvas, siempre líneas simples y depuradas huyendo siempre de una ornamentación excesiva, la austeridad en objetos decorativos es lo indicado. Solo lo necesario, complementando una mesa, una zona vacía, un pequeño cuadro, todo perfectamente combinado, nunca contornos demasiados elaborados y figuras exóticas.

MATERIALES DEL ESTILO ZEN.

Predominan los materiales y tejidos naturales en colores claros como la madera natural de haya para muebles, el buen algodón blanco para edredones, la piedra en paredes de baños y cocinas, los pisos de parquet o tarima de maderas claras, antes que los pisos oscuros como por ej. wengué, también podemos utilizar materiales más prácticos como la formica en color blanco para cocinas. Debemos descartar materiales como la cerámica que ha sido industrializada.

ILUMINACION Y AMBIENTE ZEN.

Para conseguir un ambiente Zen, el incienso y las velas con aromas suaves son tus aliados para dar olor y color a los espacios de tu hogar.

La iluminación debe ser baja, muy suave para crear un ambiente íntimo mediante luces indirectas y sutiles con artefactos escondidos logrando rincones relajados y sensuales, propicios para la meditación y el descanso.

La luz en los ambientes Zen logra crear una atmosfera de total intimidad y relax. Por su gran importancia en el diseño de interiores, la iluminación es un factor clave en la ambientación de espacios zen.

OBJETOS DECORATIVOS.

Los complementos del estilo Zen empleados deben ser austeros con adornos escasos aunque muy bien elegidos para completar el espacio sin recargarlo, siendo la madera y el cristal materiales muy adecuados.

Las paredes deberán estar preferentemente vacías y lisas sin ningún tipo de dibujo y rugosidades, aunque podemos optar por cuadros de dibujos geométricos con marco negro. En cuanto a los muebles, estos deben ser bajos y de colores suaves.

Para los rincones preferidos triunfan los jarrones de cristal con elementos de la naturaleza como piedras, juncos o plantas, los adornos de inspiración budista, imágenes o reliquias bien combinadas que encajan perfectamente en el hogar de estilo Zen.

No debemos olvidar que buscamos el descanso del mundo exterior, retiro de meditación y tranquilidad espiritual.

Un hogar Zen tiene que ser un paraíso en el que te puedas relajar y rejuvenecer en el que deben prevalecer el buen ambiente, propicio para la meditación, el sueño y las actividades tranquilas al integrar elementos de color con muebles y accesorios. En fin, se trata puedes crear un equilibrio y un ambiente agradable y relajante donde te puedes refugiar después de un largo día de trabajo o estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *